miércoles, 3 de octubre de 2007

Sitges




Finalmente -si Ángel Sala, ni el tiempo, ni los hados lo impiden-, parece que kaplan y yo saldremos de viaje en unas cuantas horas con destino al Festival de Sitges.
Como sabéis este año celebra su cuarenta aniversario. Lo cierto es que nosotros no vamos allí, precisamente, como animadores que salgan de la tarta de cumpleaños (suponemos que para eso tienen unas gachises estupendas, que son a las que nosotros vamos a ver).



Llevamos en las bolsas unos cuantos guiones y proyectos, y en la cabeza las mejores intenciones y esperanzas; las de agitar un poco el mercado del género.
Son pocos días, básicamente el fin de semana, pero muchas las fuerzas.
Distintos guiones y proyectos que se han perfilado y madurando con el paso del tiempo y las reescrituras, y con los que esperamos vencer y convencer.
Y, de paso, si queda tiempo -esperemos que no-, ver alguna de las películas.

Sea como fuere, si merece la pena, prometemos ir contando novedades en las entradas Galateas.

6 comentarios:

David G. Panadero dijo...

Ojalá de ahí salgan más Memorias del Angel Caído, Más miles de cámaras velando por nuestra seguridad, más Trastornos.

Mucho ánimo, amigos galateos!

Paco dijo...

No me cabe duda de que la cosa tirará. Lo bueno no se puede ocultar durante mucho tiempo.

Por cierto Hermanos, contadnos qué peli nos va a dar más miedo durante la temporada invernal.

jerobibo dijo...

joder tíos, mucha suerte

esperamos noticias

si os piden sexo a cambio no lo dudéis, usad vuestros cuerpos y hacedlo por nosotros.

ya tengo trastorno

Biedma dijo...

Hermanos, no me cabe ninguna duda de que esto traerá cola, seguro que hablaremos y se hablará largo y tendido de vuestra incursión en el festival. Si podemos hacer algo desde aquí, además de animaros, ni que decir tiene.

¡Y esperamos, por favor, una serie completa de entradas con pelos y señales de lo que hagáis por ahí!

¡A por ellos!

Rosaura dijo...

Eso sí que va a ser poner una pica en Sitges!!!

SUERTE

kaplan dijo...

Gracias por los ánimos. Sentimos vuestros beneficiosos efluvios, así como la fuerza del gran Corocotta.

¡Por Galatea que cerraremos algún trato! ¡O quemaremos Catalunya!