domingo, 28 de octubre de 2007

Fin de la semana


Termina la semana y termino libro, La interpretación del asesinato, de Jed Rubenfeld; un divertimento criminal situado en la transición de los siglos XIX al XX, con Freud y Jung como secundarios de lujo en plena eclosión de una Nueva York que empezaba a vislumbrarse como la capital de un mundo al que no pertenecemos. El puritanismo americano, las luchas de poder en el interior de las familias científicas y una indagación que es vehículo y parodia del psicoanálisis en una novela ligera a pesar de sus más de quinientas páginas. Lo mejor es la forma en la que el autor se sirve del momento histórico, no como excusa sino como herramienta para hacer avanzar la trama.
Prueba narrativa superada, si de hacer un divertimento se trató.



Jero, nuestro Jero, abre Blog propio con artículo incluido; a lo mejor es eso a lo que el hermano Paco llamaba hace unos días hacer escuela. Enhorabuena y suerte. Esperamos que
siga encontrando tiempo para echar una mano en ésta, su conspiratoria, proscrita y marginal casa. Ahí tenéis el enlace: http://jeronimotristante.blogspot.com/



Aunque desde ya me arrepiento, cedo a la tentación de escribir unas líneas sobre el psicópata que agredió a una chica ecuatoriana por serlo en un metro de Barcelona; no hay presunción que valga, como en una peli de David Alonso, una cámara velaba por su seguridad.
De poco le ha servido.
El fiscal no se presentó durante la primera detención y tuvieron que dejarlo en libertad.
Después, el juez ya había finalizado su horario y no pudo dictar un auto contra él.
El juzgado de guardia no se pronuncia.
Al final lo han dejado en libertad con algunas medidas irrisorias, a pesar de la indignación social y el circo mediático.
Nosotros, deberíamos estar en condiciones de analizar todo esto con un poco de frialdad, a peores bestias hemos intentado entender, ¿verdad, Paco? Pero es demasiado pronto; ya he dicho que no debí escribir esta entrada.




4 comentarios:

Panadero dijo...

Ojalá no surjan imitadores del "chavalín" del Metro.
Y ojalá no nos acostumbremos a ver cosas así. Que no llegue el momento en que nos parezca algo normal.

Paco dijo...

Hermanos, me remito a la entrada de más arriba.

Paco dijo...

Se me olvidaba añadir algo, Biedma: No, no me refería a eso exactamente con lo de la "escuela"... Pero capto la ironía y no digo más (je).

Biedma dijo...

Sabía que lo pillarías querido Francis; quedaremos cada vez menos, pero no los peores.
Abrazos.