lunes, 17 de noviembre de 2008

Las películas que detesto -2-: The Doors


Me gusta mucho la música rock, y los Doors siempre me han gustado, sin embargo nunca conseguí ver la película... Hasta esta noche. En otras ocasiones lo he intentado, y he visto trozos sueltos, pero nunca me enganchó. En primer lugar, porque la dirige Oliver Stone, un personaje que no para de regodearse en su profunda confusión ideológica, comparable por esa empanada mental a pensadores (comillas) como Federico Jiménez Losantos.
Al ver la peli sobre Jim Morrison, esa confusión se confirma una vez más. El batiburrillo de contracultura, mitomanía, pretenciosidad, mesianismo, llega a ser excesivo, sólo apto para fans enloquecidos/as. Ah, y las alusiones a Hitler y a Nietzsche, que no falten. Por lo visto, eso es lo que más le pone a Stone.
Por lo demás, la película tiene un ritmo tedioso y un aire esteticista que la hace muy del gusto de los espectadores de MTV. Con la diferencia de que los videoclips que emite la cadena suelen durar cinco minutos, y la cinta de marras pasa de las dos horas.
Si lo miramos de otra forma, Oliver Stone al menos consiguió convertir a los Doors en un fenómeno de masas, ocupando el rostro de Morrison/Kilmer las carpetas de los institutos. Y de paso, la ropa hippie, en lugar de venderse en mercadillos, acabó ocupando la planta joven de El Corte Inglés...

14 comentarios:

Paco dijo...

A mí la película me pareció bastante mediocre, pero no especialmente por lo motivos que tu aduces G., que quizá también si lo pienso muy a fondo.

El problema es que el cine de Oliver Stone -al que yo no le encuentro empanada mental alguna y sí una buena dosis de mala baba y chaqueterismo barato, porque no hay nada peor en este mundo que un renegado (talmente Losantos, of course)- siempre me ha parecido algo extravagante. Raro. Que muchas veces no sabes si estás viendo una película, un video-clip, un documental o un culebrón. Me abruma, me cansa y se me hace difícil seguirlo y soportarlo.

La segunda razón es por la intención de fondo de la película. Oscura y retorcida, pero ahí está. Este tipo, Stone, andaba pegando barrigazos en Vietnam entretanto la basca del rollo "Doors" (amor, paz, sexo, drogas y rock) se lo pasaba de cojones. Y me parece que esto es algo que un convencido del American Power como Oliver Stone -alias yo "combatía por la libertad mientras que estos parásitos se fumaban"- no les perdona.

Patético. Así pasa: la peli es desmitificadora, borde, agresiva y con mucho colmillo retorcido. Pues eso: Losantos.

Panadero dijo...

Amigo P.
Dices que la peli es borde, desmitificadora, agresiva, mucho colmillo afilado...
Pues yo he tenido la impresión de que no llegaba a articular ningún discurso. Se contentaba con repetir proclamas vacías, de las que arrancan el aplauso del fan adolescente.
De veras que no la veo desmitificadora. Más bien me parece la narración de la vida de un santo.

Biedma dijo...

Queridos, por mi parte, nunca soporté el falso rock épico de los Doors, Morrison me parecía un gilipollas y de Val Kilmer, mejor no hablar, así que, aunque intenté ver la peli en dos ocasiones, las dos desistí, la segunda para siempre.

Creo que aunque Paco da un buen perfil de Stone, es David quien da en el clavo al aludir a una confusión ideológica que detecto tanto en sus efectistas declaraciones como en el cambio de signo apreciable entre película y película.

Lo de Losantos, en cambio, es hostia de la peor especie que obedece a un pensamiento perfectamente estructurado.

Paco dijo...

Sí, claro. Narrativamente a la peli le pasa como a casi todo el cine de Stone (excepción hecha de JFK en la que su discuro arretalado sí era pertinente), que es un galimatias incoherente. Y la incoherencia empieza en el hecho de que Stone no suele molestarse ni diez minutos en entender a sus personajes. Prueba de ello es ese nefasto Alejandro Magno que se sacó de la manga y que no tiene ni fuste, ni razón, ni cristo que lo fundó.

Y nunca le he visto confusión ideológica alguna: a mi siempre me parecido un votante republicano de la peor clase. Incluso en sus discursos más supuestamente progresistas ha habido siempre un trasfondo evidente de "cuidadito, que esto es la gran América y si tenemos que romper unos cuantos cráneos para que lo siga siendo, pues los rompemos". De hecho, incluso en "nacido el 4 de julio" salí del cine con la impresión de que lo único que Stone le reprochaba a su país del nefasto episodio de vietnam era lo mal que se había portado con sus muchachos por defender el "american way of life".

Kilmer: sólo me gustó en Willow.

Doors: De todo hay. Para mi gusto personal son más una banda de canciones que de discografías. Yo, de sus discos, me voy quedando con temas sueltos. "Riders on the Storm", "roadhouse blues", etc.

Morrison: Sí. Se sobreactuaba -especialmente en el directo- y tenía un molesto punto de gilipollez. Las charlas del Rey Lagarto siempre me han parecido de bofetón. Claro que también es cierto que a mí me gusta la música -y sólo la música- y no el rollo olímpico del fan.

Losantos: no perdamos el tiempo.

El Asilo de Arkham dijo...

Hola.
Me dejaste un comentario en mi blog, referente a los textos allí colgados.
Lo siento, pero debo darte mi negativa a que los utilices, tal y cómo dices, para tu próxima novela.
A más ver.

Paco dijo...

Asilo, perdona, pero no tengo ni la más mínima idea de qué me hablas...

jerobibo dijo...

baker, excelente post

no me gusta mucho opinar sobre cine pq no tengo una visión tan técnica como la vuestra y la mía es la de un simple espectador al que unas cosas gustan y otras no

no he visto the doors, pero después de esto es que ni se me pasa por la cabeza:
1.-VAl Kilmer (excepto willow u qizá Top secret) es un tipo que elige unos guiones de mierda y cuya presencia en una peli (como ben afleck) suele asegurar que ésta es un coñazo.quizá sea cosa de agente.
2.-coincido con que Stone (que es verdad tiene algunas cosas buenas) padece en los últimos años de una gravísima empanada mental de yanki de toda la vida que quiere ser un progre europeo pero que se hace un lío de la hostia
ah
y 3.- no me gustan los doors

quizá si hace una de los chichos o de los jeros, la vea

y una vez dicho esto, celebrando el buen post del hermano bakerman y el elevado nivel de vuestra disquisiciones....he reparado en que llevamos más de un año ed vida y aquí seguimos, quizá debíamos plantearnos:
a.- celebrar la entrega de los primeros galatea´s awards en madrid( mejor pos, galateo más perro, etc...) aunque el mejor es del coche de scarlarti, y darnos un homenaje etílico gastronómico de una puta vez.
2.-quizá podíamos plantearnos hacer algún fichaje de a´lgún hermano/a (joder parezco el zp)
he dicho

Paco dijo...

Es evidente que me sumo a la propuesta de Jero. Eso de los Galateo's Awards suena bien y huele peor, lo cual no es cosa desdeñable.

Por cierto, tengo que compartir el mérito del post del coche de Escarlati con los Hermanos Biedma y Panadero, quienes no sólo me dieron los informes pertinentes, sino que además me tuvieron diez minutos rompiéndome las pelotas de la risa al otro lado del teléfono (sorry Escarlati, pero así fue). En cuanto colgué, me puse, de modo que se escribió prácticamente él sólo.

Fichajes: tío, Jero, es evidente que se aceptan propuestas. Si no propongo a nadie yo mismo es porque no conozco a nadie tan friqui y desinhibido como los que nos juntamos aquí. Pero si quieres, puedes. Eso sí (advertencia general), tíos/as funebreros y llorones, de esos que se quieren morir pero no tienen cojones para matarse, no te traigas ni uno. Bastante lloro yo sólo con mi puta vida para que encima me anden con pucheros.

Biedma dijo...

Resulta muy lamentable que estemos tan liados que se nos pase por alto nuestra propia efeméride, así que nos tenemos que poner a trabajar en el tema.

Y más de acuerdo que nunca en que el post estrella de nuestra historia es el del coche de scarlatti -por mérito exclusivo de Paco.

Tanto es así que apoyo totalmente la propuesta de Jero de reunirnos en Madrid para la entrega de esos premios... que debería entregar el propio scarlatti, naturalmente.

Juan Escarlata dijo...

¡Viva el coche quemado!

The Doors no la he visto y tampoco apetece, coincido con Paco que JFK es lo más visible de Stone.

Y, por supuesto, camaradas galateos, encantado estaré de entregar los Galateo Awards.

Biedma dijo...

¡¡Hostias!!

¡¡¡Scarlatti vive!!!

¡¡¡¡Llevo casi dos años intentando que escriba un comentario!!!!

¡¡¡¡¡Existe Dios!!!!!

Liberto Brau dijo...

Hola… Vengo de visita de domingo a tu casa… Te dejo mi comentario en esta entrada sobre The Doors. Fue uno de mis grupos preferidos, y también como otros muchos en aquel tiempo adopté a Jim Morrison como profeta. Le he visitado un par de veces en su tumba en París. Pero no les perdonaré nunca "Borriquito como tú", aunque su letra tenga más sustancia de lo que parece.

Gracias por leer “Amanece púrpura” y por formar parte de esta historia de lectores y escrituras. No sabes cómo agradezco tu entusiasmo y entrega en este proyecto de palabras, tus comentarios que hacen posible que continúe esta feliz tarea de escribir no sólo para mí sino sobre todo para vuestros ojos e imaginación. Anoche edité la segunda parte que faltaba del segundo capítulo. Espero, deseo, que te guste… que renueves nuestro pacto. Saludos.

El maldito escritor (que no el escritor maldito) dijo...

No es Escarlattí, Biedma. Es un espejismo. El ínclito no se rebajaría nunca a descender entre los mortales (no sea que le quememos el coche... otra vez).

Abrazos,
Maldito

Biedma dijo...

Llevas razón, Maldiro. Gracias por sacarme del delirio.