miércoles, 10 de septiembre de 2008

PATAS ARRIBA LA NOCHE


Hermanos, mi gran amigo Alfonso Blasco, al que habrá que ir pensando en nombrar corresponsal galateo honorario o algo parecido, rescata para mí una noticia, aparecida el 14/12/05 en la web premiosliterarios.com, que no puedo por menos que compartir con vosotros ilustrada por Sven Prim...



DETENIDOS POR VANDALISMO DOS JÓVENES QUE CELEBRABAN HABER GANADO UN PREMIO LITERARIO DE POESÍA
La policía municipal de Tarragona detuvo la pasada madrugada a dos jóvenes acusados de causar numerosos daños en el mobiliario urbano de la ciudad y de atravesar un contenedor en medio de la calle para celebrar que uno de ellos había ganado un premio de poesía, según informa la agencia Efe de fuentes municipales.Los detenidos, Diego G. A., de 30 años, y Eduardo Cristóbal V. B., de 27 años, rompieron supuestamente tres papeleras fijas de pared y dos centrales y destrozaron una treintena de plantas de los parterres del paseo de la Rambla Nova.Además, presuntamente, atravesaron un contenedor de basuras en medio de la calle Unió, impidiendo el paso al tráfico, y tiraron una valla de obra en la calle Gobernador González.Al percatarse de la presencia de la Guardia Urbana, los jóvenes, que al parecer se encontraban bajo los efectos del alcohol, trataron de huir, pero fueron detenidos poco después.

2 comentarios:

Paco dijo...

Jaaaaaaaaa, jajajajajaja, ajajajajajaja... Yo es que me rompo!!!!

Eso para que luego vengan todos estos soplagaitas del sentido y sensibilidad contándonos el rollo mitológico acerca de lo buena gente que son los poetas.

Seguro que si los vándalos hubieran estado celebrando el haber ganado un concurso literario de cuentos de terror salen en España Directo a los diez minutos. Todo ello aderezado con una perorata tremebunda acerca de lo mala que es cierta clase de literatura para la salud mental de la juventud.

Próceres de la corrección política: sois gilipollas.

jerobibo dijo...

lo único que lamento es que estos dos fieras no la emprendieran con esas obras de arte modernista que suelen colocar en las rotondas y que debían ser nuestro próximo objetivo