miércoles, 17 de septiembre de 2008

Los derechos de 'Watchmen' provocan una guerra entre Fox y Warner


Según anuncia The Hollywood Reporter los planes de Warner Bros de estrenar, el próximo 6 de marzo, la adaptación al cine de Watchmen, el famoso cómic de Alan Moore y Dave Gibbons que está dirigiendo Zack Snyder, podrían complicarse tras una demanda de 20th Century Fox sobre la propiedad de los derechos. Un juez de Los Angeles, Gary Allen Fees, anunció que Fox ha mostrado suficientes evidencias de tener los derechos cinematográficos de la novela gráfica, publicada por primera vez en 1980. Fox ha pedido a la corte que paralice "el estreno de la película de Warner Brothers y todo lo relacionado con Watchmen que viole la propiedad de los derechos sobre el copyright". Fox afirma que cuenta con un contrato firmado con Larry Gordon, de la productora Largo Entertainment, por el que se adjudica todos los derechos de distribución, algo que Warner niega.
El acuerdo habría finalizado a principios de los noventa, perdiendo presuntamente Fox algunos derechos, entre ellos el de hacer una película, algo que Fox niega. Después, en 1996, Gordon y Warner habrían firmado el primer acuerdo para rodar la cinta.
Watchmen es una de las grandes apuestas de Warner para la próxima temporada: se trata de uno de los comics más prestigiosos de la historia y se confía en el talento de Snyder, que ya obtuviera un gran éxito en la adaptación de 300.


XXXXXXXXX


Añadido de Panadero:

Watchmen sigue manteniéndose inaccesible. Recuerdo hace años, cuando hice uno de mis viajes a Barcelona. Un amigo de Madrid me encargó que le consiguiese una camiseta de Watchmen. Fui a por ella a Norma Comics, y mi amigo Miguel Parra, el dependiente de esa tienda, me explicaba que Alan Moore había tomado las medidas legales para que su comic no pudiese generar merchandising de ningún tipo.

Ahora la película también parece estar maldita. En mi opinión, lo mejor que podría suceder es que esa película no viese la luz. Y quien quiera conocer la historia, que se lea los comics. ¿O me vais a decir que hay forma humana de transformar eso en película? ¿Y encima va a ser el director de 300 quien lo consiga?

¡Vamos, hombre! No lo veo claro...

10 comentarios:

Biedma dijo...

Modas.

Hace muy pocos años, Moore no era conocido más que como una marca de cigarrillos de papel oscuro que fumaban los julais, y emprender en serio la aventura de adaptar un cómic a la pantalla -algunos intentos marginales como el de Popeye aparte- era algo inimiganable.

Ahora, hasta las majors se dan de hostias por producir un título tan extraño como el que cita el hermano Panadero.

¿Llegaremnos a ponernos de moda los bichos raros como nosotros algún día y la gloria, la fortuna y el sexo perverso llamarán por fin a nuestra puerta?

Paco dijo...

Panadero, querido, por una vez y sin que sirva de precedente estamos totalmente de acuerdo. Watchmen es demasiado complejo como para poder contarse en una película... Haría falta una serie de TV de 24 capítulos y entonces, tal vez, los guionistas serían capaces de encontrarle la esencia a esa genialidad que soltaron Moore y Gibbons.

Si no, mirad lo que ha ocurrido con la adaptación de las otras grandes obras de Alan Moore: From Hell (degeneró en una película absolutamente paródica de los Hughes Brothers cuyo parecido con la realidad es mera coincidencia); V de Vendetta (dio lugar a una adaptación cinematográfica resultona e incluso capaz de emocionar a quien no hubiera leído el cómic, pero a diez mil años luz de la riqueza y los recovecos argumentales y filosóficos del original).

Alan Moore, que conoce bien a los vendedores de motos de la industria cinematográfica, siempre ha luchado con fiereza contra la idea de que sus historias se lleven al cine. Y, con total independencia de que sea un tío muy rarito -olé-, tiene razón: la verdad es que no hay forma humana de adaptarlas al formato pantalla sin tener que alterarlas en sus aspectos argumentales, teóricos y narrativos más básicos.

Estoy con el gran G.: el que quiera Watchmen, que lea.

Y también con Biedma: Bichos raros al poder. Hasta hoy siempre ha tenido el control de todo la gente convencional (esa que llaman "normal") y, la verdad, no es que nos haya ido como para tirar cohetes.

De Zach Snyder, poco que decir. Me encantaron los veinte primeros minutos de su Amanecer de los muertos (con una tensión y un ritmo impresionantes), aunque luego los personajes se encierran en el centro comercial y la peli se le ralentiza y deshilacha (ahí es cuando empiezas a acordarte de Romero). Y 300, bueno, es una película irregular, con un exceso terrible de cartón piedra, cromas y efectos infográficos, pero tiene sus momentos (pocos, pero alguno). Este tipo, con el tiempo, hará una buena película. Pero algo como Watchmen me parece, francamente, demasiado para él... Es como darle el proyecto de Gangs of New York a Amenabar.

P.D.: G. Lo de la foto tuya en pelotas es un órdago al que tienes que responder. No vaya a decirse que los Galateos nos acojonamos a las primeras de cambio.

Panadero dijo...

Paco, queridos,
ya va tomando forma la idea de mi foto, ijijijijijijijij
Casi me atrevo a decir que en unos días estará. Y apreciaréis mi fuerza sobrehumana...

Abrazotes.

Cristina dijo...

Anda, Biedma, ¿hace muy pocos años que Moore era casi un desconocido? Tú no viviste la fiebre, chico, cuando la pregunta no era quién había matado a Laura Palmer, sino al Comediante.
Ven p'acá y te educo en un momento, brody :D

Biedma dijo...

Querida Cris, ¿qué entiendes por fiebre?

Pregunta en la calle, en la calle de verdad, no en la calle del club de los poetas muertos, a ver quién conoce a Moore. No me digas que los guionistas les importan, les importamos, a alguien aparte de a los aficionados recalcitrantes.

Si no es en disciplina inglesa, prefiero seguir siendo un maleducado.

Besos.

Cristina dijo...

"La fiebre" es de los tiempos pre-manga, primeros años de Forum. Cuando se publicó Watchmen en Estados Unidos. En aquellos días (me siento como la abuelita de Tarzán), nos juntábamos en grupos para pedir los comics a los USA esos y así repartirnos los gastos de envío. Y cuando llegaba la caja... Uff, igual la palabra "fiebre" se me ha quedado corta :D

Y tu argumento tiene un fallo, compa: es cierto que los guionistas son en su mayoría los desconocidos, comparados con los dibujantes, pero si hay una excepción es Alan Moore (la otra podía ser Chris Claremont, que nos importaba un güevo quién dibujara X-Men mientras él hiciera los guiones).

Por cierto, como se enteren los frikis comiqueros de que vas llamándolos "poetas muertos"... Coño, a lo mejor hasta les da por alquilar (eufemismo por bajarse) la peli :D

En cuanto a la disciplina inglesa, no me tientes, que sabes que tengo un ramalazo sádico...

Paco dijo...

Por partes. Os traéis una discusión esteril porque ambos tenéis parte de razón, y ello implica que no os podréis poner nunca de acuerdo.

Creo que Cristina está en lo cierto al afirmar que al buen aficionado al cómic (al de verdad, al friqui, al que lee cómics como pasión y no como mero entretenimiento, y me cuento entre ellos), suele importarnos mucho quien los escribe. Si lees en la portada -o en los créditos- Alan Moore, o Chris Claremont, o Steve Englehart, o Ricardo Barreiro, o Biedma, o Bruce Jones (por poner unos casos), te lo compras y te lo lees haga las viñetas quien las haga.

Pero Biedma está en lo cierto al sostener que estos friquis que somos nosotros, constituímos también una minoría. Poetas muertos que se fundan un club de lectura para no verse más solos que la una, vaya. Más todavía: si sales a la calle y le preguntas a cualquiera mayor de treinta que haya leído cómics durante la adolescencia quién es Jan Strnad, muy probablemente te responderán que es el primer ministro de Suecia.

No nos engañemos: el cómic como noveno arte, como lectura digna y respetable que un adulto se pueda echar a los ojos en público sin temor a miradas chuscas, es una creación editorial del presente. Hace años, para hablar de cómics en serio y sin que se rieran de tí -incluso en el instituto- tenías que montarte una secta.

Para gente como mi padre, mis tíos más jóvenes, e incluso algunos de mis compañeros de clase los cómics siempre fueron y serán, literalmente, "pulgarcitos".

Por cierto: Apuntadme al cursillo de disciplina inglesa.

Cristina dijo...

Mmm. Aceptamos pulpo, pero entonces no es que "Hace muy pocos años, Moore no era conocido". Si lo planteamos como dices tú, lo sigue siendo, al menos hasta que salga adelante la película de marras.

Y las discusiones no son estériles. No te puedes fiar de ellas nunca. Más de una vez he tenido yo una discusión que creía estéril, y luego hala, corriendo a la farmacia a comprar el Predictor.

En cuanto a lo de la disciplina inglesa...

http://photos1.blogger.com/img/250/2178/320/Annual%20Superman%2011_02.jpg

...imagino que Biedma se refería a la correcta y ordenada elaboración del pastel de riñones. A mí me gusta ponerle picante, de ahí la vena sádica :P

Paco dijo...

Claro. La cuestión es que a Moore -y juzgo sólo a través de sus conductas- le importa una M. ser conocido por toda esa gente (inmensa mayoría) que en lugar de leer libros, se esperan a que salga la película.

¿Pastel de riñones? Joer, Cris, qué asco.

P.D.: Qué sería de nuestra juventud sin las gloriosas aventuras y desventuras del predictor.

Biedma dijo...

A ver si vamos acotando, que os dejo solos unas horas y os disparáis.

1 - Cuando hablo de disciplina inglesa, hablo de tías reventonas en cuero de mercadillo que se cansan enseguida de la parte de los flecos del látigo y le dan la vuelta para usarlo por donde más mola.

2 - Cris, en mi comentario de origen, dije que ahora las majors se dan de hostias por los derechos, no que se haya convertido en un fenómeno de masas.

3 - En mi barrio se denomina "fiebre" a la predilección más o menos generalizada por cualquier clase de evento, no a cuatro amigotes/as importando cómics de los USA.

4 - Soy más viejo que tú, así que no me vaciles de edad.

Más besos.