domingo, 30 de marzo de 2008

Os recomiendo una lectura


Lo que le gustaba de esos libros era la sensación de plenitud y economía. La buena novela de misterio no tiene desperdicio, no hay ninguna frase, ninguna palabra que no sea significativa. E incluso cuando no es significativa, lo es en potencia, lo cual viene a ser lo mismo. El mundo del libro toma vida, bulle de posibilidades, de secretos y contradicciones. Dado que todo lo visto o dicho, incluso la cosa más vaga, más trivial, puede estar relacionada con el desenlace de la historia, es preciso no pasar nada por alto. Todo se convierte en esencia; el centro del libro se desplaza con cada suceso que lo impulsa hacia delante. El centro, por lo tanto, está en todas partes, y no se puede trazar ninguna circunferencia hasta que el libro ha terminado.

Ciudad de cristal
Paul Auster

2 comentarios:

Biedma dijo...

Mucho Auster, hermano, mucho Auster.

Paco dijo...

Os vais a partir de risa, brothers, pero nunca he leído a Paul Auster. Y no sé porqué.

Habrá que hacer un poder...