lunes, 28 de diciembre de 2009

Lo menos que podíamos hacer


Mi amigo el tragasables, la comefuegos, el niño más gordo del mundo, la mujer del mostacho, el pintor ciego, los deudos de la bala humana, los yonquis que cruzan por mi barrio camino del centro, numerosos excombatientes, los escarbacontenedores, un empresario dubitativo y la facción ecuatoriana de las putas que se reúnen en la rotonda os deseamos lo mejor. Más aún, lo mejor de lo mejor.

2 comentarios:

Pedro de Paz dijo...

Igualmente, tenebroso hermano.

Maldito 2010 para ti también.

Abrazotes.

PRÓTESIS dijo...

Feliz año, Biedma,
cuando quieras nos damos un atracón de croquetas de indigente.

Un fuerte abrazo,
David.