viernes, 23 de mayo de 2008

Dr. Jones


Muchachos, iba con cierta renuencia, pero me ha gustado un huevo.
Resulta que Mr. Spielberg y Mr. Lucas han tenido la suficiente inteligencia como para no tocar nada de lo que siempre funcionó en las pelis del Dr. Jones: Argumento sencillo sin caer en lo ramplón; acción y aventura entendidas al estilo más clásico del género; mucho sentido del humor; el gran Harrison (que se conserva que te cagas, tío) y nada de inventarse la pólvora. Un "tour de force" de esos en los que uno no deja de preguntarse aquello de "¿pero qué más le puede pasar a esta gente? Igual que entonces.
Una peli de lo más nostálgico.
Sólo una pega: el doblaje de la Cate Blanchett es lamentable. Si alguien conoce a la actriz que le pone la voz, puede pegarle dos hostias de mi parte. Un por mala, y la otra por pensar que para pasarse por ruso hay que hablar con la boca llena de gachas. Menos mal que habla poco.

5 comentarios:

Biedma dijo...

Paco, con tu comentario me planto el domingo el cine y ya te cuento.

Dicen que sólo una obra llamada Paciente Cero que aparecerá el año próximo hará olvidar las altas cotas de acción y aventura de la saga de Indy. Habrá que verla/leerla.

Panadero dijo...

Ups,
pues a mí no me dijo gran cosa este Indiana Jones.
Un exceso de secuencias de acción, de rizar el rizo, para colmo abundando en el típico humor compensatorio, para aliviar tensiones.

Paco dijo...

Pues eso digo G.

Lo de siempre. Ahí está el chiste.

Panadero dijo...

Maestro Paco,
la peli nos da lo de siempre, pero nosotros somos más mayores, que no más sabios.
Me chirriaba especialmente ese aire de fantasía blanca para todos los públicos. En fin. No me extiendo porque ya sabes qué me chirriaba.
Sin embargo Iron Man, con ser un entretenimiento familiar, escondía grandes dosis de autoparodia, inteligentes chistes metagenéricos... Iron Man me resultó más gamberra, más heterodoxa, más personal.
¿Alguien la vio?

Paco dijo...

Síp. Ví Iron Man.

La verdad es que me gustó porque soy un completo friki del cómic como bien sabes, pero el problema de esa peli radica precisamente en eso, que es para frikis.

Mi señora, que no ha leído un cómic en su vida y todos los que los leemos le parecemos gente poco seria, se aburrió un espanto.

Es cierto que es algo autoparódica, pero sin excesos. De hecho, yo creo que la hicieron muy en serio y que la gracia no es cosa de la peli en sí, sino del Robert Downey que es un completo cachondo mental (y se le nota), que se pasa media peli escoñándose de sí mismo.

Por otra parte: los cómics de Iron Man, frente al filantropismo vengativo de su homólogo en DC (Mr. Wayne), nunca han dejado de tener un puntito de autocomplacencia fascista que siempre me ha molestado un poco. Ya sabes, querido G., que a mí los extremistas me resultan tan rijosos como a tí, pero de más lejos. No vaya a ser que les de por cortar cabezas.

Entonces tienen bastante poco chiste.