miércoles, 14 de octubre de 2009

REC 2; pues no era esto...


Importante el chasco que me he llevado con la segunda parte de REC queridos. Siempre se ha dicho que segundas partes nunca fueron buenas y en pocos casos se cumple con tanto rigor como en éste. Muy digna de factura, como acostumbran Balagueró y Plaza, ocurre que la película te gustará mucho si no has visto la primera, pero te hará poco gracia si -como me sucedió a mí- la otra te pareció maravillosa. Y es que hay problemas irresolubles que no se pueden obviar o paliar:
1. Argumentalmente la película ofrece un giro copernicano que permite generar en torno a lo que ocurre una trama -cierto que poco densa- que le de a aquello un hilo conductor y permita al espectador centar y comprender lo que ocurre en la pantalla y por qué. El problema es que era innecesario y el giro (que no puedo explicar para no destripar la cinta) no sólo es irrelevante sino que termina haciendo daño al conjunto. Lo otro, lo de los zombis "pelaos y mondaos" era mejor y molestaba menos. Además, a la chiquilla de la primera parte ya la mataron y no hacía falta resucitarla absolutamente para nada.
2. Fastidia la escasa documentación que resta credibilidad al cotarro. Así por ejemplo: un grupo de los GEO no entraría en una casa en cuarentena y para afrontar una crisis tan seria de esa manera. Cuatro gatos con lo justo sin un plan ni un propósito claro. Ni en un millón de años. Y por supuesto, asegurarían las plantas antes de ir accediendo al ático. Y luego ocurre algo terrible: se pasan media película comportandose como niñatos histéricos y descerebrados. Más que de operaciones especiales parecen de operaciones subnormales y te pasas media película deseando meterles un par de hostias por imbéciles (por cierto, el actor que hace de jefe del comando es de lo menos creíble que he visto en una pantalla de cine en mucho tiempo). Balagueró y Cia la fastidian en este asunto sin remisión.
3. Como no hay programa de TV ni "reality" que valga, lo que se hace es generar una estética de videojuego -pantallas superpuestas, rollo tirador en primera persona y tal- que a veces resulta bastante ramplón y reiterativo. Y como además la cosa ya no te sorprende porque sabes de qué va la película y además estás harto de jugar al Resident Evil o al Doom, el asunto queda reiterativo, y muy poco original. La frescura de la primera parte, como consecuencia, ha desaparecido por completo para verse reemplaza por la enésima versión del shot'em up de turno.
4. A ráfagas, sobre todo cuando salen los monstruitos perversos galopando por los techos y conductos de ventilación, la película recuerda mucho muchísimo a Darkness. Pero da bastante menos miedo. Y eso es malo, muy malo. Por no dar, no da ni sustos... Y eso es peor todavía porque deja al montador en bastante mal lugar.
5. Al no haber sorpresa estética ni lenguaje nuevo se recurre a un truco tan burdo como antiguo: mucha sangre, mucha víscera y mucho latex. Esto acentúa la idea del videojuego ramplón porque además, a estas alturas, estas cosas a uno le van impresionando bastante poco. Gore justito.
Como resultado final del cóctel, tenemos una peli que va a hacer pasta a mansalva -cosa buena-, pero que no está ni a trescientos años luz de la originalidad y calidad de la primera. Sólo espero que tengan el suficiente sentido común como para no hacer una tercera parte que termine de aniquilar la leyenda. Hay menos trabajo detrás de REC 2, menos esfuerzo creativo, menos planificación y demasiada sed de dinero. Y lo malo es que se nota mucho y por eso mismo decepciona al fanático de la primera parte. No obstante, como soy un coleccionista convencido (amén de tipo contradictorio) y me sigue pareciendo de lo mejor que se ha rodado este año en España, también me compraré el DVD.
Entretenida, pasable, bien realizada... Y nada más. Una lástima.

5 comentarios:

Biedma dijo...

Mierda, Paco acabas de confirmar mis peores sospechas. El viernes iré a verla y nos lamentamos juntos.

La verdad es que en cuanto anunciaron la secuela a la media hora de comprobar los resultados en taquilla del REC1, la cosa empezó a oler mal.

No obstante, también me compraré el DVD. Los puñeteros obsesivos compulsivos somos así.

kaplan dijo...

Talmente de acuerdo, Paco. Lo malo de las continuaciones es que si es igual que la primera, como es casi el caso, ya te la sabes y sufres el estafón. Pero si la peli trata de airearse, como podría haber ocurrido, llegan voces que dicen que vaya cosa rara, que no tiene nada que ver con la primera. Yo, cuando supe que había una segunda parte, pensé de inmediato en lo gratamente insano que resultaría viajar hasta Lisboa, cuando extraían el germen maléfico de la niña de Medeiros. Todo ello contado en super 8, grabaciones años setenta o así de los curas que instruyeron su ejercicio de limpieza científico-religiosa. Pájaras que yo me hago. Me gustaba más esa peli portuguesa. Y el viaje a escondidas al desván de Madrid, donde se viene abajo el plan. Mi terror es mucho más místico que zombiófilo. En fin. Compraremos el DVD, qué remedio.

Pakosky (antes llamado Paco) dijo...

Kaplan, ese experimento hubiera resultado digno de ver. De verdad que sí.

Échale el teléfono a Paco Plaza... Todavía estamos a tiempo de ver ese "REC: El Comienzo".

Viva la precuela!!!!

Biedma dijo...

La vi, y creo que mis hermanos han pecado de excesiva moderación al enjuiciarla.

Entre que el guión no hay manera de comérselo -lo del giro al satanismo, lo de los geos, lo de los niñatos, lo del bombero, lo del tío que viene de la farmacia...- y que la puta técnica de la cámara en mano, siempre insoportable, llega en este caso a provocar una confusión y un distanciamiento que te empujan de forma casi irresistible a abandonar la sala, les ha salido una de las películas más intragables que he visto últimamente.

Con tres agravantes:

1) REC me pareció una gran obra.
2) En esta España en la que casi no se hace cine, esta era la gran esperanza de este año.
3) Balagueró es el mejor director de fantástico que tenemos.

No quiero el DVD ni aunque me lo regalen.

PS:Lo que propone Fernando SÍ es una idea para un guión, y de las buenas.

Pedro de Paz dijo...

Fallece Al Martino

http://www.pedrodepaz.com/blog/2009/10/fallece-al-martino.html