miércoles, 4 de febrero de 2009

Patochadas, las justas


Rafa, querido, todos sabemos que eres un supercampeón. Uno de los más grandes. Y te queremos mucho porque nos haces pasar buenos ratos, porque pareces un buen tipo y porque sabes estar cuando ganas, y cuando pierdes... Pero no nos aprietes las tuercas. Eso de que vayas a proponer para el Príncipe de Asturias al llorica de Federer porque sea tu amiguete, no cuela por mucho que al común de la prensa patria le mole hacerte la pelota ahora que estás en la cresta de la ola.
Seamos sensatos y hablemos con propiedad:
El otro día, en Australia, Federer no lloraba por tener una mala vida, ni por ser pobre, ni por tener dificultades, ni por estar sin trabajo, ni por haber perdido a un ser querido. Lloraba simplemente porque le fastidió perder y no supo estar a la altura. Y cuando uno llega a ese punto, a lo mejor tiene que replantearse su actitud ante las cosas. Verás: no ha igualado el record de Sampras, pero es que a lo mejor no es tan bueno como lo era Sampras, no tiene porqué superar su marca y no tiene mimbres para ganarte, y no hay más cáscaras. Que lo asuma y lo digiera. Lo que no es de recibo, Rafa, es que encima tuvieras que casi pedirle perdón por haberle ganado después de batirte el cobre con él durante cinco horas y pico... porque no te regaló nada. Que ahora nos vengas con ese rollo en plan premio de consolación para tu amiguete, Rafa, pues sobra, está de más y no tiene sentido.
Sobre todo cuando en este país nuestro hay campeonísimos como Ángel Nieto (12+1 veces campeón del mundo) de los que nadie se acuerda, que pasearon el nombre de España por todo el planeta entero y verdadero cuando todo quisque pensaba que aquí olíamos a cebolla y nos alimentábamos de ajos crudos, y son víctimas de la terrible y tremenda injusticia de que nadie se acuerde de ellos. Hace años que el bendito jurado del Príncipe de Asturias debió premiar al mago de las motos (antes que a Schumacher) y no lo ha hecho... porque no le llora a nadie ni tiene amigos con complejo de redención.
Lo peor será que la gente que subasta el dichoso Príncipe de Asturias te haga caso. Que será lo fácil, porque en esta España nuestra -bien lo sabía Cervantes- de Quijotes y papanatas vamos sobrados. Eso seguro que no pasa en Suiza y por eso son los reyes de la banca, el chanchullo y viven del copón.
Rafa, te quiero mucho porque lo gozo viéndote jugar, eres la releche, el número uno, la caña... Pero patochadas -querido- las justas. Lo que tienes que hacer con Federer es dejarte ganar la próxima vez que os enfrentéis. A ver si así no llora. Porque una cosa es la grandeza del campeón -que la tienes y por arrobas- y otra merodear las lindes de la tontería.
Si quiere que le invites a copas, invítale de tu bolsillo y en paz.

10 comentarios:

Rubén dijo...

Joder, qué buen análisis. Me quito el sombrero. Es verdad que daba un poco de penica ver llorar a Roger Federer, sobre todo porque siempre ha sido un caballero en las pistas... Pero cuando lo piensas con calma te das cuenta de que, en efecto, tenerle lástima a un tenista mundialmente reconocido y con pasta por un tubo es cosa de bobalicones. Me ha encantado. Chapeau.

Pakosky (antes llamado Paco) dijo...

Gracias Rubén. Es que tanta inteligencia emocional nos está matando el seso. Ja ja.

Biedma dijo...

No entiendo nada.

¿Quién es ese Rafa?

¿Y el otro, el tal Federico?

No, gracias, no me lo expliquéis.

Abrazos.

PS: ¿Alguien sabe como podemos recuperar la cabecera del blog?

Pakosky (antes llamado Paco) dijo...

J.R., Ya sabes que hay otros mundos, pero están en éste.

jajajaja.

P.D.: Lo de la cabecera a mi también me tiene frito. Lo haría yo, pero no tengo permiso de administrador... ¡¡¡¡Qué salga ya el jefe!!!!

Panadero dijo...

A ver, colegas, un poco de erudición cinéfila:
¿alguien ha visto la película que le dedicaron a Angel Nieto?
Que, por cierto, tiene un museo por mi barrio...
Aunque conociendo mi pasión por la novela negra y el porno, podéis imaginar que el que me mola es Poli Díaz. Faltaría más!!

Pakosky (antes llamado Paco) dijo...

Compa G.:

Le peli de Ángel Nieto es una de las más casposillas de nuestro cine, la vi cuando era chaval en el cine del barrio (programa doble y tal).

El museo, que está justo enfrente del Planetario, creo que está cerrado. Al menos yo no lo he visto abierto las veces que he pasado por allí.

Corregidme si me equivoco.

Biedma dijo...

Panadero querido, en nuestra veneración por El potro de tu barrio también coincidimos... deberías escribir el biopic definitivo de ese gran tipo.

Panadero dijo...

Biedma,
el biopic se llamará, en homenaje a Bogart,

MÁS DURA SERÁ LA CAÍDA

Chúpate esa!

jerobibo dijo...

el museo tiene un moto colgada junto a una persiana?

Panadero dijo...

Eso es, Jero.
Una moto empotrada en la puerta.
¿Has pasado por ahí?